viernes, 23 de noviembre de 2012

Adelanto de "Suicidas del 89'"


Portada de Suicidas Sub 21 para la revista Almiar -Margencero-



Antología binacional que incluirá a poetas peruanos y españoles, nacidos entre 1989 y 1990. La selección por España estuvo a cargo de Luna Miguel.

Varios de los antologados aparecen en las obras Tenían veinte años y estaban locos y Suicidas sub 21.


"Universidad", por Alberto Guirao


El primer día: hierba,

convulsiona el frío viento en chaquetas

y letra negra en papel.

El día dos: sol, tierra,

cigarros lentos –volcadas ánforas-,

su ceniza ascendía.

Luego el ladrillo guardó el calor y se cubrió de lluvia.

Donde las gotas quedaban los jóvenes veían el cielo

y entre los viejos barracones crecían las zarzas.

Él suspendió el examen de física cuántica

porque veinte años después se enamorarían

en la caja del supermercado.

Porque veinte años después moriría asfixiada en cocaína

aspiró la brisa del mar, rechazó los cócteles

durante el viaje de ecuador de carrera.


Perdió el pino sus ramas

y los besos cada vez más silencio.

Crujieron los apuntes,

durmieron las baldosas

bajo helechos hasta octubre. Follaron

aquel verano todos.

Trajeron otro estigma

velando la piel lamida por el sol,

también otras consciencias.

Pero en la facultad siguieron llamando

teorema al teorema, poesía

a la poesía, saber

a la razón, futuro a un currículum.

Y sembraron el Campus de ecuaciones, gramáticas, razones, currículum, afeitadas cabezas

que susurran predicciones a los crédulos y con sus gafas recortan

en patrón uniformado las nubes

y someten las flores a la zozobra bursátil y escriben

tratados muy serios: “Del ángulo del

codo sobre la mesa”.

La rueda giró cruelmente arrastrándolos en su mecánica melodía.

Había llegado el gran taxidermista con aforismo de succionarles la carne,

con bisturí de sentenciar el suceso.

Años después –quizás veinte- llamarían

casa a una casa, trabajo

a un trabajo, amor

a su neurosis, realidad

a un ridículo apéndice de su anegada voluntad.



El día dos: la sombra

de los bustos sobre ombligos y un temor

de incierta alma máter.

El primer día: runas

en las mesas, las palpan descifrando

avisos del ilota.




"Hokusai", por Laura Rosales

La proa de una mano                                                                                                                           

dibuja un castillo en el tiempo


la tarde la sepulta como a un sol                                                                                                           

mano del animal rodando                                                                                                                      

sobre el moho del mundo


montaña criptada por la niebla                                                                                                

espadachines saludan desde lejos


flauta de azúcar                                                                                                                                                

en el ojo del sauce                                                                                                                                      

azul la voz del león blanco


sueños del pájaro cometa                                                                                                                     

música de bambúes                                                                                                                                   

salida por el tintero


tintero triste                                                                                                                                        

ahogado                                                                                                                                                               

en hermosura

De Von (Lustra Editores – 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada